Rui Toscano – Bio

Victoria Civera (Port de Sagunt, 1955) vive y trabaja entre Nueva York y Santander.

Tras cursar estudios en la Escuela Superior de Bellas Artes de San Carlos de Valencia donde experimenta con la fotografía, el fotomontaje y el happening; a finales de los años setenta Victoria Civera se traslada a Santander centrando su trabajo e una pintura de gran formato y de cierta influencia neoexpresionista. Durante la década de los ochenta mantiene la tendencia figurativa y después de una etapa de simbolismo abstracto se instala en Nueva York, donde sus planteamientos plásticos experimentan importantes cambios creativos. Su pintura evoluciona hacia un plano aún más íntimo, incorporando además nuevos materiales como yeso, algodón, cuero, seda y otros objetos. En los noventa y sin abandonar nunca la pintura, Victoria Civera se centró en la construcción de esculturas e instalaciones, convirtiéndose en  una de las primeras artistas españolas que se aleja voluntariamente de la noción de estilo para producir obras en formatos y materiales diversos. Del mismo modo, figuración y abstracción se entremezclan de forma expresiva y armónica en su trabajo.

Su concepción del arte como universo sobre el que volcar sus sentimientos, emociones y experiencias vividas, se traduce en una constante búsqueda en la que se entremezclan los dos mundos de su conciencia: el figurativo porque, como ella expresa, “necesitamos fijar, crear algo real y tangible”; y el abstracto, “lo que simplemente se da” porque el propio ser humano y sus sentimientos son abstractos.